You’re viewing a version of this story optimized for slow connections. To see the full story click here.

Los otros primero: Voluntarios de protección civil en Haití

Story by United Nations Development Programme October 26th 2016

En lo alto de las colinas que bordean la carretera que va de Les Cayes a Jeremie, encontramos Camp Perrin. Aunque se trata de un camino corto y fácil de recorrer, los 60.000 habitantes de esta zona rural se encuentran dispersos por los valles, y es fácil cruzar la región sin ver directamente la devastación dejada por el huracán Matthew.

Según la Dirección de Protección Civil (DCP), solamente en Camp Perrin se cuentan unas 2.300 viviendas destruidas y miles más dañadas. Quedan unas pocas escuelas en pie y apenas se ven animales correteando por el pasto: el 90% de las cabezas de ganado ha perecido.


Las calles de Camp Perrin se encuentran ahora libres de árboles, gracias al trabajo de voluntarios
Emakila Voltaire, 52, en frente de su casa destruida por un árbol en Camp Perrin. Foto: Audrey Brassel/PNUD Haití.

Antes esta era una ciudad con una vegetación exuberante. Ahora, todas las hojas han desaparecido y muchos árboles han caído. Afortunadamente, las principales calles ya se encuentran limpias de escombros y residuos gracias al trabajo de los voluntarios de protección civil. Solo unas pocas horas después del paso de Matthew ya estaban fuera con sierras mecánicas para abrir los accesos y permitir el movimiento de las personas atrapadas, habilitar el acceso a los hospitales y ayudar a que las familias separadas por la tormenta pudiesen reencontrarse.

Los "brigadieres" de protección civil son el brazo operativo de la institución nacional de protección civil Foto: Andrea Ruffini

Los "brigadieres" de protección civil son voluntarios entrenados para actuar en situaciones de respuesta inmediata. El Programa de preparación ante emergencias en el que participaron fue respaldado por el PNUD, y patrocinado por la Unión Europea.

"Actualmente, contamos con una estructura completamente nueva, desde la evacuación hasta los planes de respuesta para la coordinación de los esfuerzos. Vemos una gran diferencia respecto al terremoto de 2010". - Yvonne Helle, Directora de País del PNUD para Haití.

Antes de la tormenta, los voluntarios actuaron en sus comunidades para informar sobre lo que se avecinaba y preparar a la población. Fueron de puerta en puerta en las zonas de mayor riesgo. Durante la peor fase del huracán, evacuaron residentes de las zonas más expuestas y, durante los últimos 10 días, han hecho seguimiento de la situación de los refugios y distribuido toda la ayuda a la que han tenido acceso -agua, kits de higiene, alimentos, etc.- sin pensar nunca en sí mismos.

Los brigadieres reparten necesidades básicas entre las víctimas del huracán Matthew Foto: Andrea Ruffini.
Las calles de Camp Perrin estaban completamente inundadas. Foto: Audrey Brassel/UNDP Haiti.
Los brigadieres reparten necesidades básicas entre las víctimas del huracán Matthew Foto: Andrea Ruffini.
Los brigadieres de protección civil reparten agua, productos de higiene y comida entre los refugiados. Foto: Andrea Ruffini

Desde 2002, el PNUD ha contribuido a mejorar la preparación y la capacidad de respuesta de Haití ante los desastres. A través de la DCP, hemos trabajado con el Gobierno del país para desarrollar un sistema nacional de gestión del riesgo de desastres, fortalecer la preparación ante diversos escenarios de emergencia y promover el conocimiento de las poblaciones sobre los riesgos.

Solo dos meses antes del huracán, tuvo lugar un simulacro de desastre (SIMEX) en Camp Perrin. Parte del ejercicio consistió en evacuar a más de un centenar de familias de uno de los vecindarios más vulnerables. Cuando llegó Matthew, nadie de este grupo de personas perdió su vida o sufrió heridas.


"La realidad fue exactamente como en el ejercicio; sabíamos exactamente qué hacer". - Frenel Gay, jefe de los brigadiers de Camp Perrin.

Sesión de información pública antes del Simulacro de Camp Perrin. Foto: Audrey Brassel/PNUD Haití
Sesión de información pública antes del Simulacro de Camp Perrin. Foto: Audrey Brassel/PNUD Haití
Sesión de información pública antes del Simulacro de Camp Perrin. Foto: Audrey Brassel/PNUD Haití
El PNUD ha elaborado también mapas de riesgo para las 12 ciudades y municipios de Grand'Anse, así como planes urbanos de prevención para 6 de ellos. Estas iniciativas han ayudado a las autoridades a identificar las áreas prioritarias para la evacuación y asistencia de las poblaciones más necesitadas. El personal local de emergencia, incluso en las partes más remotas del país, recibió teléfonos y otros equipos de oficina para estar operativos en todo momento.

Más de 500 brigadieres de la DCP se han movilizado y, en estos momentos, prestan apoyo a los esfuerzos de recuperación en las cuatro regiones más afectadas (Grand'Anse, Sud, Nippes, Nord'Ouest).

No en pocas ocaciones, estos voluntarios también han sido afectados por la tormenta, sus casas han sido dañadas o destruidas, y no han tenido tiempo de empezar a reconstruirlas. Cuando es necesario, duermen en el centro local de operaciones y trabajan hasta tarde. La comida escasea.
Wilbert, el hermano del brigadier Frenel Gay; y Kencia, su esposa, permanecen en su hogar a pesar. Foto: Audrey Brassel/PNUD
Gay y su familia frente a su casa. La mitad del techo ha sido arrancado. Foto: Andrea Ruffini
Wilbert Gay remueve los paneles del techo caído. Camp Perrin. Foto: Audrey Brassel/PNUD Haití

Osnel Daudier, de 36 años de edad, lleva 12 años trabajando como coordinador de respuesta ante emergencias. Su casa ha quedado completamente destruida.

"No nos cansamos de trabajar para la comunidad, incluso cuando nuestra propia situación es difícil", dice.

A lo largo del camino de Les Cayes a Jeremie, la gente corta los árboles del camino con lo que puede. Foto: Andrea Ruffini

La DCP ha formado a más de 1.600 brigadieres voluntarios en todo el país con la asistencia técnica del PNUD.

En el futuro, el PNUD continuará su colaboración con el Gobierno en las áreas de prevención de desastres, así como ayudando a lidiar con los impactos del huracán. Las Naciones Unidas buscan recaudar US$6,15 millones de la comunidad internacional para apoyar la recuperación temprana, ayudar a reconstruir las infraestructuras y restablecer los medios de vida de las comunidades afectadas.

El PNUD está recaudando fondos para apoyar las tareas de recuperación en Haití. Para realizar su aportación puede ir a: UNDP.org/helpHaiti


Footnote: Texto: Silke von Brockhausen/PNUD and Audrey Brassel/PNUD Haití —- Fotos: Audrey Brassel /PNUD Haití y Andrea Ruffini