You’re viewing a version of this story optimized for slow connections. To see the full story click here.

La llave del progreso

Las mujeres y el agua en el centro de una transformación cultural en Nepal.

Story by United Nations Development Programme January 10th, 2018

Binisera Lamichhane Mangar toma en brazos a su nieta de 2 años y, con su otra mano, abre un reluciente grifo mientras todo el pueblo de Gadhi observa. El grifo comienza a gotear mientras la multitud contiene la respiración. El agua fresca y cristalina fluye ante la alegría de los presentes.

A sus 72 años, Binisera es una de las habitantes más ancianas del pueblo y acaba de hacer historia al inaugurar el primer sistema de suministro de agua potable en Gadhi, un asentamiento formado por 200 hogares ubicado en la cima de una montaña, a 2.500 metros de altura en el distrito de Surkhet, al oeste de Nepal.

Binisera Lamichhane Mangar ahora pasa más tiempo con su nieta de dos años.

Gadhi está experimentando un renacimiento cultural, volviendo a la vida después de una crisis de agua de 35 años. Las colinas que en otros tiempos estaban secas, ahora están cubiertas de campos de color verde esmeralda. Hoy este pueblo es el mayor exportador de productos lácteos en el distrito.

En el corazón de esta transformación están las mujeres de Gadhi.

Las verdes praderas de Gadhi.

"Casi todos los hogares ahora tienen al menos uno o dos búfalos, y esta es una buena fuente de ingresos", dice Man Kumari Rosa, mientras prepara forraje para su propio búfalo detrás de su casa. Ella indica que gana 200 rupias (US $ 2) al día por vender leche de búfala.

Man Kumari Rosa le da agua a su búfalo, mientras su hija la observa.
Un búfalo pasta en la pradera.

En la década de 1970, las fuentes de agua centenarias de Gadhi se secaron. Cuando el agua desapareció, los agricultores y comerciantes migraron a tierras más verdes. Solo aquellos que no podían irse, como los más pobres, las viudas y los ancianos, se quedaron atrás. Sin agua, el pueblo una vez famoso por sus verdes terrazas verdes, se convirtió en un pueblo fantasma.

El punto más alto de la aldea de Gadhi.

Por 35 años, las mujeres y niñas de Gadhi soportaron la mayor parte de la carga de la crisis del agua. En las familias nepalesas rurales tradicionales, las mujeres y niñas son responsables de todas las tareas domésticas, incluso ir a buscar agua y cocinar. Para ellas, la llegada del agua corriente está provocando una transformación cultural.

Un hogar en la parte alta de la aldea de Gadhi.
Sita Acharya colgando ropa recién lavada para que se seque.
Una niña prueba el agua potable.
Un grupo de mujeres jóvenes y niñas se reúnen para celebrar la inauguración de las tuberías de agua.

Sita Acharya, vecina de Rosa, dice que el acceso al agua potable ha mejorado sustancialmente la salud y la higiene de su familia. "Es mucho más fácil para nosotros lavar la ropa", dice. "Incluso tenemos agua para descargar nuestros inodoros".

Sita Acharya comenta que lavar la ropa es más sencillo gracias a la tubería de agua que llega a su patio.

"Pasé las mejores etapas de mi vida luchando por obtener agua. Renuncié a mi tierra porque no quiero que mis hijas y nietas sufran como yo lo hice ", dice Binisera Lamichhane Mangar.

Binisera Lamichhane Mangar demuestra cómo usar las nuevas tuberías de agua.

Ella es una de los pocos ancianos que recuerda los días en que las mujeres tenían que caminar entre tres y cuatro horas todos los días para traer agua. Para ayudar a las futuras generaciones, Binisera Lamicchane Mangar donó su propia tierra para la instalación de los tanques y el sistema de bombeo.

Tuberías siendo instaladas en la aldea.
Habitantes de Gadhi se reúnen para ayudar a instalar el primer sistema de tuberías de la aldea.
Una habitante de la aldea al lado de uno de los nuevos tanques de agua.
Tanques como éste recolectan el agua de lluvia que después es usada para cultivos.

En 2012, el agua finalmente llegó a la cima de la aldea de Gadhi a través de una iniciativa del PNUD que apoya la adaptación al cambio climático y la reducción del riesgo de desastres. Rn la década de 1980 el entonces rey Birendra había inaugurado un sistema de agua potable, pero este solo llegó a las partes más bajas de la aldea de Gadhi, dejando sin agua a las familias de la parte superior de la aldea.

Los pobladores instalaron una tubería de agua propulsada por gravedad de 10 kilómetros.

"Naturalmente, el proyecto del agua ha significado más para las mujeres que para los hombres", dice Sunita Lamichhane Magar, activista social local. Las mujeres tienen más tiempo libre ahora y hay un progreso visible relativo a la igualdad de género en Gadhi.

Ahora que la carga sobre las mujeres se ha reducido, han comenzado a tomar parte más activa en la toma de decisiones de la aldea. Los habitantes están más inclinados a enviar a sus hijas a la escuela y comenzar microempresas lucrativas", dice Magar.

Sunita Lamichhane Magar, una activista social de la zona, dice que el sistema de agua a reducido la carga para las mujeres.

"Solo aquellos que han sufrido una crisis de agua pueden saber lo que significa tener tuberías conectadas directamente a la cocina: esto me ha ahorrado una gran cantidad de tiempo y esfuerzo, que ahora puedo invertir en otras actividades más productivas como la generación de ingresos y la educación de mi hijo", agrega Yesoda Chalise, residente de la aldea.

Una residente explica el sistema alimentado con energía solar.
Una residente recoge agua usando una de las tuberías instaladas.

Los pobladores instalaron una tubería de agua propulsada por gravedad de 10 kilómetros junto con tres enormes tanques de almacenamiento para llevar el agua a los tramos más altos y remotos de Gadhi. También instalaron un sistema de agua potable, un sistema de recolección de agua de lluvia, cultivos en túneles y vegetación no agrícola para devolver la vida a las tierras de cultivo esteparias del pueblo.

Los residentes de Gadhi se reúnen para ayudar a instalar el primer sistema de agua de la aldea.
Habitantes instalando el sistema de tuberías.
Los tanques permiten llevar agua a los rincones más apartado del pueblo de Gadhi.
Los habitantes trabajan en la instalación del nuevo sistema de agua.
Tank KRS_2401.jpg

El proyecto de restauración de agua fue posible gracias a la inversión de 2 millones de rupias (aproximadamente US$ 19.500) del Programa Integrado de Gestión del Riesgo Climático (ICRMP), un proyecto implementado por el PNUD y financiado por el Gobierno de Suecia que actualmente trabaja en seis países, concretamente Armenia, Honduras, Indonesia, Kenia, Nepal y Uganda.

Hoy, Gadhi está recuperando gran parte de su gloria. Una vez más, la gente se está congregando en sus laderas, y cada uno de los hogares ahora tiene un suministro constante de agua corriente, canalizado por el sistema de distribución administrado localmente.

Una pareja prueba el agua de la nueva instalación.



Footnote: Texto: Kamal Raj Sigdel y Lei Phyu. Fotos: Kamal Raj Sigdel/PNUD Nepal
Gadhi, Nepal